doctrina

Afectación de la dignidad en la prueba obtenida ilegalmente

En el presente trabajo se aborda el rol que cumple la prueba obtenida ilegalmente en el proceso penal, con el respectivo planteo de nulidad, y principalmente cuando la prueba se obtiene no solo de forma ilícita sino además vulnerando la dignidad de la persona acusada en el proceso.

En el fallo “Vergara”, de la Sala IV de la Cámara Nacional de Casación Penal, se observa una clara vulneración a la dignidad y un evidente atropello de derechos y garantías, como el debido proceso, siendo que el mismo se encuentra contemplado en el art. 18 de nuestra Carta Magna. Sumado a ello, cabe destacar que en el procedimiento penal, la ley vigente no se debería limitar al Código Procesal Penal sino que, debería comprender la Constitución Nacional y los Pactos Internacionales de Derechos Humanos con jerarquía constitucional.

Lo relevante del fallo es -a criterio de la autora- que se logró un perfecto avance en materia de responsabilidad estatal, toda vez que si el Estado se comprometió internacionalmente a los efectos de cumplir y garantizar los derechos humanos, aquí en “Vergara” los magistrados realizaron un análisis exhaustivo a fin de cumplir con los estándares de convencionalidad y no solo limitarse a lo dispuesto en el Código Procesal. Por consiguiente, resulta inaceptable convalidar un acto procesal de semejante magnitud, donde se obtuvo prueba material sometiendo a la persona sospechada de un delito de acción pública a un trato degradante, cruel e inhumano, que produce indefectiblemente una opresión o padecimiento indebido desde el punto de vista psicológico, moral o físico, afectando gravemente su dignidad, cuestión que se encuentra vedada en nuestra legislación actual.

Descargar archivo 1 : doctrina89532.pdf
  COMENTAR