doctrina

La criminalización de conductas “ofensivas” a propósito del debate anglosajón sobre los “límites morales” del derecho penal

En   el   Derecho   penal   anglosajón   el argumento  principal  para  legitimar  la  criminalización de  una  conducta  es  que  la  misma  dañe  a  otros. Este  principio  del  daño  tiene  funciones  restrictivas de   la   criminalización   similares   a   las   que   en   el 
sistema de influencia germana ejerce el principio de exclusiva    protección    de    bienes    jurídicos.    Sin embargo  al  igual  que  sucede  en  Alemania  con  el reconocimiento  de  la  existencia  de  delitos  sin  bien jurídico,   los   “Verhaltensdelikte”,   en   el   Derecho penal   anglosajón   se   reconoce   la   posibilidad   de criminalizar  conductas  que  no  dañan  a  otros  pero  sí resultan  ofensivas,  entre  las  cuales  se  suelen  incluir ilícitos  penales  como  los  insultos  discriminatorios  o de   odio   racial,   la   tipificación   de   actos   contra sentimientos   religiosos   o   relacionados   con   los muertos,  conductas  sexuales  como  el  incesto  o  la zoofilia,entre  otros  muchos.  EL  trabajo  aborda  la cuestión  de  si  se  pueden  criminalizar  las  conductas ofensivas. LO hace adoptando la visión del Derecho penal anglosajón, analizando    los    argumentos teóricos  de  Feinberg  y  los  modernos  autores  de  la filosofía del Derecho penal, y tratando de transportar y  hacer  válido  el  lenguaje  de  “los  principios  de criminalización”   en   aquél   sistema   jurídico   a   un sistema  como  el  nuestro  demasiado  limitado  y  funcional    por    el    principio    del    bien    jurídico protegido.  La  conclusión  es  que  resulta  preferible reconocer que hay conductas que son criminalizadas porque  ofenden  y  no  tergiversar  la  criminalización creando  falsos  intereses  dañados,  y  trabajar  en  un modelo    de    criminalización    flexible    como    el propuesto incipientemente aquí.

Descargar archivo 1 : doctrina42846.pdf
  COMENTAR